Trastorno de ansiedad, ¿cómo diagnosticarla?

Lo primero que se debe tener claro es el hecho de que la ansiedad es una emoción normal. Pero cuando esta es desproporcionada, exagerada y/o constante, es cuando comienzan los problemas y se puede hablar de un trastorno de ansiedad. Pero, ¿cómo saber que se está fuera de control? A continuación aquí en sosemergencias te mostraremos más detalles.

¿Qué es el trastorno de ansiedad?

Es una emoción normal que surge al experimentar situación de peligro, bien sea amenazas internas o externas. Ahora se debe aclarar que existe una clara diferencia entre el miedo y la ansiedad, el miedo es cuando alguien conoce esa amenaza y se prepara para responder, mientras que la ansiedad es cuando se desconoce que es dicha amenaza y, por tanto, se dificulta la elaboración de una respuesta.

Existen diferentes tipos de ansiedad, pero se considera que al tratarse de un trastorno de ansiedad, este suele durar al menos seis meses. En el caso de que no sea tratada, el problema continuara agravándose, he aquí la importancia de buscar ayuda si se sospecha de que se sufre de ansiedad.

Síntomas de ansiedad

Los síntomas más comunes de la ansiedad son las palpitaciones, una sensación de ahogo, angustia y fobias. Por otra parte, la ansiedad se caracteriza por ser el principal síntoma de diversos cuadros clínicos, entre los cuales se mencionan:

  • Trastorno por crisis de angustia, aquí la ansiedad se presenta de forma episódica, como palpitaciones, sensación de ahogo, inestabilidad, temblores o miedo a morirse.
  • Trastorno de ansiedad generalizada, se mantiene un estado permanente de angustia.
  • Trastorno fóbico, son miedos específicos o inespecíficos.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo, con ideas intrusivas y desagradables que pueden acompañarse de actos rituales que disminuyen la angustia de la obsesión. Por ejemplo: lavarse muchas veces por miedo a contagiarse, comprobar las puertas o los enchufes, dudas continuas.
  • Reacciones de estrés agudo o postraumático.
  • Trastornos de adaptación a situaciones vitales adversas.

La ansiedad infantil

En el caso de la ansiedad infantil, los síntomas son muy similares a los ya descritos, pero por lo general la ansiedad se manifiesta en los siguientes casos:

  • Fobias, especialmente el temor a la oscuridad o la separación de sus seres queridos.
  • Déficit de atención.
  • Hiperactividad.

Diagnóstico del un trastorno de ansiedad

Para su correcto diagnóstico es necesaria la evaluación de un especialista en psiquiatría. Pero en término generales se puede tener una idea de que alguien sufre de ansiedad al presentar síntomas y signos en específicos como los ya mencionados.

En ocasiones un trastorno de ansiedad puede generarse por una causa orgánica, para ello es necesario la realización de pruebas como por ejemplo una resonancia magnética junto con la valoración de otros especialistas.

¿Qué puede causar un trastorno de ansiedad?

Por lo general, los problemas psiquiátricos como el trastorno de ansiedad se relacionan con una predisposición genética. Aunque también puede influir la educación en la infancia y eventos traumáticos. Por lo general, quienes tienen un mayor riesgo de sufrir de un trastorno de ansiedad son aquellas personas que poseen una dificultad para afrontar situaciones estresantes.

Las dificultades en las relaciones interpersonales, las enfermedades físicas y los problemas laborales son situaciones que pueden terminar ocasionan el desarrollo de un trastorno de ansiedad. En el caso de que el acontecimiento estresante continúe y la persona no encuentre la manera de lidiar con ello, el trastorno de ansiedad puede volverse crónico, lo cual se evidencia cuando se crea una especia de círculo vicioso entre la ansiedad y el temor a presentarla.

Aproximadamente un 80% de las personas que sufren de ansiedad y no buscan ayuda, continúan padeciendo de ella y aumenta las probabilidades de sufrir de ansiedad crónica.

En el caso de la ansiedad crónica, el paciente además presenta estados depresivos y debe ser sometido a tratamiento con un psiquiatra, quien se encarga de llevar a cabo las terapias e indicará la administración de fármacos si es necesario. En este caso es usual presentar una crisis de angustia. Pero en el caso de las personas que reciben tratamiento, tienen un 50% de probabilidades de no volver a presentarla.

¿Cuáles son los tratamientos para la ansiedad?

Existen dos tratamientos principales que son la psicoterapia y los fármacos. La psicoterapia siempre debe estar presente, mientras que los fármacos no siempre son necesarios. Pero eso es algo que determinará el especialista en psiquiatría según la condición de cada paciente.

¿Qué es la psicoterapia?

También conocida como asesoramiento psicológico o terapia del habla. Se trata de llevar a cabo sesiones con un terapeuta para disminuir los síntomas que generan la ansiedad. Entre las terapias más conocidas, se puede mencionar la terapia cognitiva conductual (TCC), la cual es la manera más eficaz de la psicoterapia para tratar los trastornos de ansiedad.

Por lo general, la TCC es un tratamiento de corto plazo, pro lo que se enfoca en mostrar técnicas específicas para mejorar con los síntomas y de esa manera retomar progresivamente las actividades que se evitaban. En la TCC también se incluye una terapia de exposición, la cual consiste en encontrarse progresivamente con el objeto o situación que ocasiona la ansiedad. De esta manera se logra desarrollar confianza y así mantener la situación bajo control y con ello se controla ansiedad.

Fármacos para la ansiedad

Los fármacos para la ansiedad pueden variar dependiendo del tipo de ansiedad, de su grado y si está acompañado de otros problemas de salud, sean a nivel físico o mental. Por ejemplo, entre los fármacos más utilizados están los antidepresivos.

Otro medicamento que se enfoca en tratar la ansiedad es la buspirona. Pero según la condición de cada paciente puede ser más convenientes otros tratamientos como por ejemplos los sedantes, benzodiazepinas o betabloqueadores. Estos medicamentos permiten conseguir alivio a corto plazo de los síntomas de ansiedad y no están diseñados para usarse a largo plazo.

Antes de pensar en tomar cualquier fármaco, ten presente que lo ideal es siempre consultar con un médico a fin de evitar que la situación empeore. No todas las personas pueden tomar los mismos medicamentos, por ello siempre se hace énfasis en consultar con un especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.