Tercer trimestre del embarazo

En el tercer trimestre del embarazo, el bebé completa su desarrollo para finalmente nacer y así dejar de ser un feto para comenzar la vida fuera del vientre materno como un bebé.

Tercer trimestre

Semana 27

El aspecto del bebé es muy similar al que tendrá al nacer. Los pulmones, el hígado y el sistema inmunológico aún están madurando. En caso de que el bebé naciera esta semana, tendría oportunidad de sobrevivir.

Semana 27

La audición continúa desarrollándose, reconoce y distingue las voces a pesar de que sonidos se escucharán amortiguados, ya que los oídos todavía están cubiertos por una sustancia cerosa (vérnix) que protege la piel y evita que se agriete con el líquido amniótico. En ocasiones, cuando el padre hable, es usual que el bebé se mueva hacia el lado que esté el papá.

Semana 28

El bebé pesa alrededor de 1 kg y mide unos 25 cm. En consulta prenatal mediante ecografía el bebé puede verse sentado de nalgas o de cabeza, cualquiera de las dos posiciones no debe ser señal de alarma, ya que es usual que los bebés cambien de posición con cierta constancia. Si al momento de nacer el bebé está sentado, será necesario una cesárea, mientras que si el bebé está de cabeza, no debe haber inconveniente para un parto natural.

Semana 28

Los pliegues y surcos del cerebro del bebé continúan su crecimiento y expansión. Además, el bebé sigue formando más capas de grasa y continúa el crecimiento del cabello.

Semana 29

La madre puede sentir perfectamente las patadas y sacudones del bebé que, en ocasiones, pueden causar una ligera molestia, lo cual es normal, ya que el espacio del bebé es cada vez más reducido. El movimiento del bebé es clave, puesto que indica que todo va bien.

Semana 29

Por lo general, un bebé debe moverse al menos 10 veces en dos horas, en caso de que la madre no sienta esta cantidad de movimientos, debe hablar con su médico.

Semana 30

El bebé pesa alrededor de 1,4 kg, mide unos 27 cm y las capas de grasa que va generando permitirá que el bebé tenga un aspecto menos arrugado, además de ayudarle a mantener su temperatura corporal después del parto.

Semana 30

Es usual que el bebé tenga hipo y es normal que la madre pueda sentirlos, esto es algo completamente normal, por lo que no es una señal de alarma, al contrario, indica que todo va bien.

Semana 31

Es normal que el bebé orine varias veces en el líquido amniótico, también es normal que el bebé beba del líquido amniótico, el cual se regenera completamente varias veces por día.

Semana 31

El exceso de líquido en el saco amniótico indica que el bebé no está tragando normalmente o que existe una obstrucción gastrointestinal. En caso de haber menos líquido de lo normal, indica que el bebé no está orinando con normalidad, puede ser a causa de un problema en los riñones o las vías urinarias. Su médico medirá el nivel de líquido amniótico en una ecografía de rutina.

Semana 32

Las pestañas, las cejas y el cabello en la cabeza del bebé son evidentes. El vello, denominado “lanugo” comienza a caer, aunque una parte se mantiene en los hombros y la espalda hasta el nacimiento.

Semana 32

El bebé pesa aproximadamente 1.8 kg y mide unos 29 cm. Si naciera esta semana, el bebé tendría buenas probabilidades de supervivencia.

Semana 33

El bebé puede oír, sentir y hasta ver algo, sus ojos pueden detectar la luz y las pupilas se pueden contraer o dilatar como respuesta a la luz. Al igual que un recién nacido, el bebé duerme la mayor parte del tiempo e incluso se cree que pueden tener sueños.

Semana 33

Los pulmones del bebé ya casi han culminado su formación. La grasa continuará depositándose en el cuerpo para protegerlo y abrigarlo. Por lo general, los bebés aumentan considerablemente de peso en las últimas semanas antes del nacimiento.

Semana 34

El consumo de calcio es muy importante, ya que ello le permitirá endurecer los huesos del bebé. Si la madre no consume suficiente calcio, sus huesos pueden verse afectados, porque el feto, al crecer, extraerá minerales de la estructura ósea de la madre a medida que los necesita.

Semana 34

Los pulmones del bebé ya deben estar desarrollados, debe medir alrededor de 32 cm y pesar cerca de 2.25 kg. Si el bebé naciera, tiene excelentes probabilidades de vivir.

Semana 35

El bebé debe tener un aumento de peso alrededor de 226 a 340 gramos por semana. Los movimientos fetales serán muy notables, es normal sentir ciertas molestias a causa de que el bebé tiene poco espacio.

Semana 35

Semana 36

El bebé debe pesar cerca de 2.7 kg, por lo que podrá verse en ecografía un bebé “regordete”.

Semana 36

Los huesos que forman el cráneo pueden moverse uno con relación al otro y superponerse mientras la cabeza del bebé esté dentro de la pelvis de la madre. Este fenómeno permite que la cabeza se abra paso a través del canal de parto.

Semana 37

Ya es considerado un bebé a término, es decir, es el momento ideal para su nacimiento. Aunque igual continúa acumulando grasa corporal, aproximadamente 12 gramos por día.

Semana 37

El bebé ya cuenta con coordinación y en caso de mostrarse una luz, si quiere verla, perfectamente podrá girar hacia ella estando dentro del útero.

Semana 38

La producción de grasa disminuye progresivamente, por lo que el aumento de peso no es tan notable. El bebé debe pesar cerca de 2.9 kg y medir alrededor de 34 cm. En el caso del los bebés varones, los testículos deben haber descendido al escroto; en las niñas, los labios genitales deben haber completado su formación.

Semana 38

En los intestinos del bebé poco a poco comienzan a acumularse sus primeros desechos que forman el meconio, lo cual no es más que las primeras deposiciones negras-verdosas y espesas del bebé. Es muy importante que el bebé no defeque dentro del vientre materno, ya que ocasionaría un peligro mortal tanto para la madre como para el bebé, por ello, se debe tener un buen control médico y no permitir que la fecha de nacimiento se retrase.

En caso de llegar a la semana 40 y no haya comenzado la labor de parto, lo más sensato es realizar una cesárea. Sin embargo, algunos médicos deciden planificarla a partir de la semana 36 con el fin de evitar complicaciones.

Semana 39

En ocasiones, el cordón umbilical puede enrollarse en el cuello del bebé. Esto no suele causar problemas, aunque puede ser necesario realizar una cesárea en caso de haber presión en el cordón umbilical durante el parto. En el 1% de los embarazos hay un verdadero nudo.

Semana 40

Solo el 5% de las mujeres dan a luz en la fecha estimada por el médico. Algunos médicos deciden esperar hasta la semana 42 para que lleguen los dolores de parto, en especial en las primerizas. Sin embargo, lo más recomendable es esperar hasta la semana 40 a fin de prevenir que el bebé defeque dentro del vientre materno.

Luego del parto, inmediatamente el médico succionará la mucosidad de la boca y la nariz del bebé y se escuchará el primer llanto. El bebé podrá estar en contacto con su madre por primera vez y según el hospital o clínica donde nazca, el padre podría tener la oportunidad de cortar el cordón umbilical.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.