El Video Mas Caliente Del Momento




SOLO TIENES QUE IR AL BOTÓN PARA DISFRUTAR DEL VÍDEO MAS SOLICITADO


La psiconeuroinmunología se define como el examen de las interacciones entre factores psicológicos, conductuales y sociales con resultados inmunológicos y neuroendocrinos. Actualmente está bien establecido que los factores psicológicos, especialmente el estrés crónico, pueden conducir a deficiencias en el funcionamiento del sistema inmunológico tanto en los adultos jóvenes como en los mayores.

En varios estudios de adultos mayores, aquellos que están cuidando a un pariente con demencia reportan altos niveles de estrés y exhiben impedimentos significativos en el funcionamiento del sistema inmunológico en comparación con los no cuidadores. Los cambios inducidos por el estrés en el sistema inmunológico pueden afectar una serie de resultados, incluyendo la desaceleración del proceso de cicatrización de la herida y el aumento de la susceptibilidad a las infecciones.

¿Qué es el estrés?

El estrés es una sensación que se tiene cuando se enfrenta a un desafío. En dosis pequeñas, el estrés puede ser bueno para usted porque lo hace más alerta y le da una ráfaga de energía. Por ejemplo, si empiezas a cruzar la calle y ves un coche a punto de atropellarte, esa sacudida que sientes te ayuda a saltar fuera del camino antes de que te golpeen.

Pero sentirse estresado durante mucho tiempo puede afectar su salud mental y física. Aunque pueda parecer difícil encontrar maneras de desestresarse con todas las cosas que tiene que hacer, es importante encontrar esas maneras. Su salud depende de ello.

El estrés crónico

Todos tenemos estrés a veces. Para algunas personas, esto sucede antes de tener que hablar en público. Para otras personas, podría ser antes de una primera cita. Lo que causa estrés para usted puede no ser estresante para otra persona. A veces el estrés es útil, ya que puede alentarlo a cumplir con una fecha límite o a hacer las cosas.

Pero el estrés a largo plazo puede aumentar el riesgo de enfermedades como la depresión, las enfermedades cardíacas y una variedad de otros problemas. Una enfermedad relacionada con el estrés llamada trastorno de estrés postraumático se desarrolla después de un evento como una guerra, una agresión física o sexual, o un desastre natural.

Si usted tiene estrés crónico, la mejor manera de lidiar con él es ocuparse del problema subyacente. La asesoría puede ayudarle a encontrar maneras de relajarse y calmarse. Los medicamentos también pueden ayudar.

Cómo afecta el estrés a la salud y lo que usted puede hacer al respecto

Todos nos sentimos estresados de vez en cuando. Algunas personas pueden lidiar con el estrés de manera más efectiva o recuperarse de eventos estresantes más rápido que otras. Es importante conocer sus límites cuando se trata de estrés para evitar efectos de salud más serios.

El estrés puede definirse como la respuesta del cerebro a cualquier demanda. Muchas cosas pueden desencadenar esta respuesta, incluyendo el cambio. Los cambios pueden ser positivos o negativos, así como reales o percibidos. Pueden ser recurrentes, a corto plazo o a largo plazo y pueden incluir cosas como ir y venir de la escuela o del trabajo todos los días, viajar durante las vacaciones anuales o mudarse a otra casa.

Los cambios pueden ser leves y relativamente inofensivos, como ganar una carrera, ver una película de miedo o subir a una montaña rusa. Algunos cambios son importantes, como el matrimonio o el divorcio, una enfermedad grave o un accidente automovilístico. Otros cambios son extremos, como la exposición a la violencia, y pueden llevar a reacciones traumáticas de estrés.

¿Cómo afecta el estrés al cuerpo?

No todo el estrés es malo. Todos los animales tienen una respuesta al estrés, que puede salvar la vida en algunas situaciones. Los químicos nerviosos y las hormonas liberadas durante estos tiempos de estrés, preparan al animal para enfrentar una amenaza o huir a un lugar seguro.

Cuando se enfrenta a una situación peligrosa, el pulso se acelera, respira más rápido, los músculos se tensan, el cerebro usa más oxígeno y aumenta la actividad, todas las funciones destinadas a la supervivencia. A corto plazo, puede incluso reforzar el sistema inmunológico.

Sin embargo, con el estrés crónico, los mismos químicos nerviosos que salvan vidas en ráfagas cortas pueden suprimir funciones que no son necesarias para la supervivencia inmediata. Su inmunidad disminuye y sus sistemas digestivo, excretorio y reproductivo dejan de funcionar normalmente.

Una vez que la amenaza ha pasado, otros sistemas corporales actúan para restaurar el funcionamiento normal. Los problemas ocurren si la respuesta al estrés continúa durante demasiado tiempo, como cuando la fuente de estrés es constante, o si la respuesta continúa después de que el peligro ha disminuido.

¿Cómo afecta el estrés su salud en general?

Existen al menos tres tipos diferentes de estrés, todos los cuales conllevan riesgos para la salud física y mental:

  • Estrés rutinario relacionado con las presiones del trabajo, la familia y otras responsabilidades diarias.
  • Estrés provocado por un cambio negativo repentino, como la pérdida de un trabajo, un divorcio o una enfermedad.
  • Estrés traumático, experimentado en un evento como un accidente grave, guerra, asalto o un desastre natural donde uno puede resultar gravemente herido o en peligro de morir.

El cuerpo responde a cada tipo de estrés de manera similar. Diferentes personas pueden sentirlo de diferentes maneras. Por ejemplo, algunas personas experimentan principalmente síntomas digestivos, mientras que otras pueden tener dolores de cabeza, insomnio, estado de ánimo deprimido, ira e irritabilidad.

El programa de Psiconeuroinmunología Barcelona se centra en las vías de comunicación bidireccional a través de las cuales se afectan mutuamente los sistemas inmunológico, endocrino y nervioso. La investigación entre los investigadores del programa se centra en la regulación de las respuestas inflamatorias e inmunitarias a nivel celular y molecular utilizando modelos humanos y animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *