Los trastornos cardíacos más comunes

Millones de personas experimentan latidos cardíacos irregulares o anormales, llamados arritmias, en algún momento de sus vidas. La mayoría de estas dolencias son inofensivos y ocurren en personas sanas y libres de enfermedades cardíacas. Sin embargo, algunos ritmos cardíacos anormales pueden ser graves o incluso mortales. Tener otros tipos de enfermedades cardíacas también puede aumentar el riesgo de arritmias.

Categorías de enfermedades cardíacas

Los ritmos cardíacos anormales (arritmias) son causados por problemas con el sistema eléctrico que regula los latidos cardíacos constantes. La frecuencia cardíaca puede ser demasiado lenta o demasiado rápida; puede permanecer estable o volverse caótica (irregular y desorganizada). Algunas arritmias son muy peligrosas y causan muerte cardíaca súbita, mientras que otras pueden ser molestas pero no potencialmente mortales.

Presión arterial alta y la enfermedad de las arterias coronarias: Causan obstrucciones en las tuberías (arterias) que suministran sangre al corazón) son las principales causas de los trastornos de los vasos sanguíneos. Pueden provocar un derrame cerebral o un ataque cardíaco, lo que puede ser devastador. Afortunadamente, existen muchas opciones preventivas y de tratamiento.

La enfermedad del músculo cardíaco (miocardiopatía): Las anomalías congénitas (problemas en el desarrollo del corazón y de los vasos sanguíneos presentes desde el nacimiento) son dos problemas que pueden dañar el músculo o las válvulas cardíacas.

Trastornos eléctricos en el corazón y arritmias

Fibrilación auricular (AF o AFib): En el  AFib, el latido del corazón es irregular y rápido debido a las señales desorganizadas del sistema eléctrico del corazón. Las cavidades superiores del corazón pueden latir con una frecuencia de 300 a 400 veces por minuto, aproximadamente cuatro veces más rápido de lo normal.

Aunque la fibrilación auricular no es potencialmente mortal, puede provocar otros problemas de ritmo, sentirse cansado todo el tiempo e insuficiencia cardíaca (con síntomas como llenarse de líquido, hinchazón de las manos, las piernas y los pies y dificultad para respirar).

Las personas con AFib tienen cinco veces más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que las personas sin la afección. Los médicos a menudo prescriben anticoagulantes a los pacientes con

El aleteo auricular: Es similar al AFib porque también causa un latido rápido en las aurículas. Sin embargo, la AFL es causada por una sola onda eléctrica que circula muy rápidamente en la aurícula, aproximadamente 300 veces por minuto. Esto lleva a un latido cardíaco muy rápido, pero constante. También puede aumentar el riesgo de un derrame cerebral.

El síndrome del seno enfermo: No es una enfermedad, sino un grupo de signos o síntomas que muestran que el marcapasos eléctrico natural del corazón, el nódulo sinusal, no está funcionando correctamente.

La frecuencia cardíaca puede alternar entre lenta (bradicardia) y rápida (taquicardia), a menudo en combinación con fibrilación auricular o flúter auricular. El tratamiento del SSS generalmente consiste en implantar un marcapasos, a menudo junto con medicamentos.

La taquicardia sinusal: Es un ritmo inofensivo más rápido, es un aumento normal de la frecuencia cardíaca que ocurre con la fiebre, la excitación y el ejercicio.

No hay necesidad de tratamiento, excepto en los casos en que es causado por un problema subyacente, como anemia (un recuento sanguíneo bajo) o hipertiroidismo (glándula tiroides hiperactiva), o rara vez, ocurre con frecuencia y sin una causa clara (taquicardia sinusal inapropiada).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *