Embarazo psicológico

Es un trastorno psicológico que afecta a las mujeres que presentan algún tiempo de ansiedad respecto a la posibilidad de estar embarazadas, bien sea que lo deseen o no. El embarazo psicológico, también conocido como pseudociesis, es poco frecuente, presentándose apenas entre 1 a 6 casos por cada 22.000 pacientes. Pero, a pesar de ello, es una realidad para algunas personas y aquí en sosemergencias te mostraremos todo lo que debes saber sobre el tema.

¿Qué es el embarazo psicológico?

Es un trastorno psicológico donde la mujer presenta los síntomas característicos de un embarazo a pesar de no estarlo. Dichos síntomas incluyen aumento del vientre, de senos, incluso pueden llegar a producir leche materna.

En algunos casos también puede presentarse un embarazo psicológico en hombres. En este caso, es producto del embarazo real de su pareja y el hombre sencillamente manifiesta los síntomas. Por lo general, al presentarse los síntomas del embarazo en la pareja masculina, la madre tiende a sentir menos síntomas molestos, lo que se convierte en un alivio para ella y de alguna forma ambos lidian con los síntomas del embarazo.

¿Qué es el embarazo psicológico?
También conocido como pseudociesis.

En las mujeres, un embarazo psicológico puede ser producto de estrés o depresión. En el caso de las mujeres, una vez se haya diagnosticado, es importante un tratamiento psicológico a fin de superarlo y continuar con su vida.

El hecho de tener este trastorno, no quiere decir que se desee tener un bebé. Algunos pacientes pueden desarrollarlo por el miedo excesivo a la maternidad. De igual manera, este trastorno no representa un impedimento para tener un bebé real en el futuro. Pero lo recomendable es la planificación luego de haber superado este trastorno psicológico.

Síntomas del embarazo psicológico

Estos síntomas se caracterizan por ser muy similares a un embarazo real, como por ejemplo: presentar náuseas, vómitos, crecimiento de vientre y senos, producir leche materna, ausencia de menstruación, antojos, lordosis, contracciones e incluso pueden llegar a sentir movimiento fetal y las pruebas de embarazos pueden dar positivo.

A diferencia de un embarazo normal, en este caso no hay una inversión del ombligo, lo cual es algo que sucede en un embarazo normal entre el quinto y sexto mes.

La mejor forma de diagnosticar un embarazo psicológico es sencillamente ir a control médico. En caso de no haber un embarazo real, no habrá un feto desarrollándose.

Embarazo psicológico en hombres, ¿es posible?

También hay un tipo de embarazo psicológico que puede presentarse en los hombres. En este caso se trata de una consecuencia de la identificación, donde la ansiedad por la paternidad y su deseo de participar provocan que empaticen de una manera que su cuerpo comienza a presentar síntomas del embarazo, a esto se le llama síndrome de Couvade.

Embarazo psicológico en hombres, ¿es posible?
El embarazo psicológico en hombres es posible.

En el caso de la mujer, el embarazo psicológico se produce por el excesivo deseo o miedo de quedar embarazada. Ahora, en el caso del hombre, el embarazo psicológico es producto del embarazo real de su pareja.

Síntomas del embarazo psicológico en hombres

Un hombre con embarazo psicológico o síndrome de Couvade, presenta los síntomas característicos de un embarazo. Como por ejemplo: náuseas, vómitos, aumento de peso, sensibilidad, antojos, cansancio, problemas digestivos, dolor abdominal similar a una contracción, pérdida del deseo sexual, calambres, trastornos del sueño, dolor dental…

En los casos donde se presentan embarazos psicológicos masculinos, la madre no sufre tanto por los síntomas del embarazo. De alguna manera, el hombre le ayuda a sobrellevarlos.

¿Existe alguna explicación para el embarazo psicológico masculino?

Si, y es que el sistema nervioso del ser humano se encuentra dividido en dos partes, las cuales son: el sistema nervioso somático y el sistema nervioso autónomo. Este último (también conocido como sistema nervioso vegetativo o visceral) se encarga de regular las funciones involuntarias e inconscientes del cuerpo humano, tales como la respiración y el movimiento intestinal. Al verse afectado inconscientemente por estados anímicos, es posible que esto facilite el desarrollo de un embarazo psicológico. Los síntomas en estos casos desaparecen una vez que el bebé ha nacido.

¿Por qué se produce el embarazo psicológico?

Por lo general es producto de un gran estrés por quedar embarazada o por no querer estarlo. Generalmente, ocurren en aquellas mujeres que tras varios intentos no han logrado quedar embarazada o por la presión social de tener un hijo. También puede presentarse embarazo psicológico en adolescentes con miedo en la idea de quedar embarazadas.

Estas situaciones estresantes hacen que el organismo produzcan los síntomas característicos de un embarazo, lo cual empeora el trastorno psicológico. Pero fácilmente puede ser descartado en consulta prenatal. Luego, en caso de que en un futuro la mujer desee quedar embarazada, físicamente no hay ningún impedimento para lograrlo. Pero es importante que la mujer solucione esta situación a fin de evitar que vuelva a ocurrir.

Tratamiento para el embarazo psicológico

Lo primero que se debe hacer es demostrar a la paciente que no hay un embarazo real. Lo cual puede hacerse tras realizar una ecografía. Luego, se debe llevar a cabo un tratamiento psicológico, con el fin de que la paciente acepte la situación y trabaje en superarla para continuar con su vida cotidiana e incluso, planificar un embarazo o adopción.

En algunos casos es necesario el uso de tratamientos farmacológicos como antidepresivos. Eso es algo que debe indicar el especialista en psiquiatría a cargo del caso.

En estos casos es muy importante el apoyo familiar. De esta manera es más sencillo disminuir los niveles de estrés que dieron lugar a este problema. Una vez que la paciente haya superado la situación, es poco probable que vuelva a ocurrir.

Ahora, en el caso de querer prevenir o eliminar el síndrome de Couvade, es decir, este trastorno en hombres, no se ha demostrado alguna manera de lograrlo. Por lo general, puede que disminuyan a medida que el embarazo se desarrolla. Algunos hombres presentan menos síntomas que otros, lo que hace tolerable la situación. Pero en la gran mayoría de los casos, los síntomas desaparecen una vez que el bebé nace. La buena noticia para ellos, es que esto ocurre en escazas ocasiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.