Embarazo ectópico

El embarazo inicia una vez que el óvulo ha sido fecundado, por lo general, el óvulo fecundado se adhiere al revestimiento del útero. Sin embargo, en algunos casos puede ocurrir un embarazo ectópico, el cual es cuando el óvulo fecundado se adhiere y crece fuera de la cavidad principal del útero. A continuación aquí en sosemergencias te mostraremos más detalles sobre el tema.

Tipos de embarazos ectópicos

Existen diferentes tipos de embarazos ectópicos, según la zona donde el óvulo fecundado se haya adherido. Pero en el 95% de los casos se trata de un embarazo tubárico, el cual ocurre cuando el óvulo fecundado se adhiere en una de las trompas de Falopio, las cuales son dos trompas o tubos que llevan los óvulos hacia el útero.

De igual manera, se puede producir un embarazo ectópico en el cuello uterino, cavidad abdominal, en los ovarios, en fin… Lo cierto es que un embarazo ectópico no puede continuar como cualquier otro embarazo, ya que el feto no cuenta con las circunstancias apropiadas para poder crecer y sobrevivir. Además, ocasiona daño a la paciente hasta llegar a su mortalidad a menos que sea interrumpido a tiempo.

Tipos de embarazos ectópicos
En el 95% de los casos el embarazo ectópico ocurre en una de las trompas de Falopio.

Hasta los momentos no se cuenta con la tecnología suficientemente avanzada como para solucionar un caso de embarazo ectópico donde el feto pueda crecer y convertirse en un bebé. Por tanto, la única solución para salvar la vida de la paciente (madre), es interrumpiendo el embarazo.

Embarazo ectópico: síntomas

En un inicio es usual que no se sienta algún síntoma propio de un embarazo ectópico. De hecho, es normal que las pacientes presentes síntomas característicos de un embarazo normal. Como por ejemplo ausencia de menstruación, náuseas y sensibilidad en las mamas. Además, al realizar una prueba de embarazo, dará positivo. Es por ello que es de gran importancia ir a control médico lo antes posible, a fin de descartar la posibilidad de un embarazo ectópico.

Con el pasar de los días el óvulo fecundado va creciendo como debería. Pero al estar en el lugar inadecuado es cuando comienzan a presentarse las claras diferencias entre un embarazo ectópico y uno normal. Entre los primeros síntomas se puede mencionar un ligero sangrado vaginal y dolor pélvico.

Los síntomas más específicos dependerán según el lugar donde se acumule la sangre y los nervios que se encuentren irritados. Por supuesto, todo dependiendo del lugar donde se encuentre el feto. Por ejemplo, si la sangre se filtra por la trompa de Falopio, es usual sentir un dolor en el hombro o la urgente necesidad de realizar una deposición, es decir, defecar de imprevisto.

Síntomas graves

Mientras más avance el embarazo ectópico, más se agravaran los síntomas del mismo, causando cada vez más dolor a la paciente hasta finalmente su muerte. De hecho, el embarazo ectópico es considerado la principal causa de muerte materna en el primer trimestre de embarazo.

En este caso, el óvulo fecundado puede ocasionar la ruptura de la trompa de Falopio, provocando un sangrado intenso en el interior del abdomen. En este caso grave de embarazo ectópico, los síntomas son: aturdimiento extremo, desmayos y choque.

Cuando se trata de un caso grave, puede llegar a ocurrir un desgarre en la trompa de Falopio afectada, ocasionando que esta se abra repentinamente, dando lugar a un sangrado mortalmente peligroso.

Es importante acudir al médico en la brevedad posible si se tienen los siguientes síntomas: dolor abdominal o pélvico grave acompañado de sangrado vaginal, aturdimiento extremo o desmayos, dolor de hombro.

Causas del embarazo ectópico

En el caso de que se trate de un embarazo tubárico, como en la gran mayoría de los casos de embarazo ectópico, generalmente es debido a que las trompas de Falopio presentan daños por inflamación o malformación. Por otra parte, el desarrollo anormal del óvulo fecundado o los desequilibrios hormonales pueden influir. Pero además de esto, hay algunos factores que pueden aumentar las probabilidades de llegar tener un embarazo ectópico, como por ejemplo:

  • Un embarazo ectópico anterior: si ya has tenido uno, hay más probabilidad de que en el siguiente embarazo ocurra de nuevo.
  • Infección y/o inflamación: Las ETS, como la gonorrea o la clamidia, provocan inflamación de las trompas y otros órganos cercanos, lo cual aumenta el riesgo de tener un embarazo ectópico.
  • Tratamientos de fertilidad: según estudios realizados, se ha determinado que las mujeres que se someten a fertilización in vitro o similares, tienen más riesgo de tener un embarazo ectópico.
  • Cirugía en trompas de Falopio: en caso de tratar de corregir quirúrgicamente las trompas de Falopio cerradas o dañadas, aumenta el riesgo de tener este tipo de complicaciones en el embarazo.
  • Algunos métodos anticonceptivos: un dispositivo intrauterino (DIU) es un método anticonceptivo que suele tener un buen porcentaje de eficiencia, pero en el caso de que llegarás a quedar embarazada mientras lo tienes colocado, lo más probable es que sea un embarazo ectópico. Por otra parte, la ligadura de trompas, un método anticonceptivo permanente muy utilizado, en especial cuando ya se tienen hijos. También aumentan el riesgo en caso de quedar embarazada después de este procedimiento.
  • Tabaquismo: fumar cigarrillos antes de quedar embarazada aumenta el riesgo.

No obstante, puede ocurrir que a pesar de no tener algunos de estos factores, llegues a desarrollar un embarazo ectópico, lo cual es poco probable, pero posible.

¿Es posible prevenir un embarazo ectópico?

Científicamente, no se ha determinado alguna manera de prevenir un embarazo ectópico. Pero al menos se puede recomendar algunos consejos a fin de disminuir las probabilidades. Principalmente, se recomienda reducir al máximo el número de parejas sexuales, a fin de evitar cualquier enfermedad de transmisión sexual o infección, de igual manera. Lo ideal es siempre utilizar preservativo, a menos que se trate de una relación monógama estable.

Otra recomendación es evitar el cigarrillo, en especial si se desea tener hijos. En caso de que desees planificar, quedar embarazada. Lo mejor es que primero dejes el tabaco, te desintoxiques y luego planificar tu embarazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.