Dieta Keto

La dieta keto, también conocida como dieta cetogénica, se trata de una dieta que favorece la pérdida de peso al limitar la cantidad diaria del consumo de carbohidratos, mientras que permite el consumo de alimentos grasos y proteicos. Sin embargo, algunos expertos señalan que la dieta keto no es recomendable a largo plazo, por lo que su uso se recomienda en un tiempo limitado de 30 días, de esta manera se consigue apreciar los resultados deseados sin perjudicar la salud. A continuación en sosemergencias te mostraremos más detalles.

Dieta keto y la cetosis

En términos generales, la dieta keto se encarga de limitar el consumo diario de carbohidratos, mientras se consume alimentos naturales ricos en grasas y proteínas. De tal manera que, la dieta keto o cetogénica tiene como objetivo hacer que el cuerpo utilice las grasas de manera eficiente y esta se convierta en su principal fuente de energía.

Es así como el cuerpo entra en la llamada cetosis, la cual es consecuencia del aumento de cetonas en la sangre, los cuales son unos compuestos metabólicos originados en nuestro cuerpo que llevan a cabo una reacción ante la carencia de reservas energéticas. Por ende, se puede decir que hay una aceleración del metabolismo, ayudando así a la pérdida de peso.

Es posible llegar a este estado de cetosis mediante cuerpos cetónicos. Se alcanza cuando se limita el consumo de carbohidratos simples y complejos a 50 gramos por día, como máximo, o al 10% del consumo total de calorías diarias. Sin embargo, según cada persona y su estilo de vida, la cantidad recomendada puede rondar entre los 20 y los 50 gramos diarios.

Qué alimentos incluye la dieta Keto

Entre los alimentos permitidos de la dieta keto o cetogénica podemos mencionar:

  • Huevos.
  • Carne, pollo, ternera, lomo, cordero, vísceras y beicon.
  • Pescado, por ejemplo, el atún, el salmón y el bacalao.
  • Marisco, tales como las ostras, las almejas, la gamba, la langosta, los mejillones, los calamares, el pulpo y el cangrejo.
  • Grasas y aceites, que se pueden encontrar en la mantequilla, el aceite de oliva y de coco, el aguacate y las grasas de cerdo y de pato.
  • Verduras con bajo contenido en carbohidratos, como por ejemplo la lechuga, los espárragos, la coliflor, el brócoli, la acelga, las espinacas, el apio, el rábano, el pepino, la endibia o el cebollino.
  • Lácteos, como los quesos parmesano, feta, azul, mozzarella, crema y fresco, así como la nata para untar y la mayonesa.
  • Frutos secos, entre los que destacan los cacahuetes, las avellanas, las nueces normales y las de macadamia, las almendras y los piñones.
  • Frutas que tienen pocos azúcares, como las fresas, las frambuesas, las moras y los arándanos.

Alimentos prohibidos en la dieta cetogénica

Para alcanzar eficazmente el estado de cetosis y prolongarlo, es importante olvidarse de los siguientes alimentos:

  • Hidratos de carbono, que se encuentran en el pan, las patatas, la pasta, el arroz, la quinoa, los cereales, la cerveza, el trigo y los productos de bollería.
  • Azúcares, que contienen los refrescos azucarados y las bebidas deportivas, los helados y los cereales que se consumen en el desayuno.
  • Kétchup, salsas y otros aliños con azúcares que se suelen echar a las ensaladas.
  • Edulcorantes, por ejemplo el jarabe de arce y agave, y la miel.
  • Alimentos almidonados, como, por ejemplo, las tortillas de harina, el cuscús, el muesli y las judías.

¿Qué riesgos entraña para la salud la dieta cetogénica?

Este tipo de dieta no es recomendable realizarla por largos períodos de tiempo, principalmente a causa de dos riesgos fundamentales:

  • Carencia de vitaminas y minerales. Para bajar de peso esta es una dieta eficaz, pero muy desequilibrada. La presencia de frutas y verduras es prácticamente nula, lo que conlleva un déficit de micronutrientes como son las vitaminas y los minerales. Por eso una dieta keto no se debe mantener por largos períodos de tiempo.
  • Cetoacidosis. Es la disminución del pH de la sangre cuando la cetosis se mantiene durante demasiado tiempo. Una de las peores consecuencias es que afecta al transporte de oxígeno. Por tanto, se pone en riesgo la vida de la persona.

Otras consecuencias indeseadas pueden ser el estreñimiento (al retirar la fibra del cereal, la fruta y la verdura), el mal aliento o el carácter irritable debido al aumento de cuerpos cetónicos.

Por otra parte, cuando se ha llevado a cabo una restricción de hidratos de carbono no es algo que se pueda abandonar de un momento a otro. Lo conveniente es ir introduciendo cambios en la alimentación, siendo paulatinamente menos restrictivos hasta alcanzar una dieta equilibrada. Siempre recuerda consultar con tu médico de confianza si piensas hacer un cambio drástico en tu alimentación.

Dieta cetogénica para adelgazar

En esta dieta se puede apreciar una rápida pérdida de peso en los primeros siete días a causa de que se consigue vaciar las reservas de glucógeno en el cuerpo. De esta manera se puede llegar a adelgazar más de dos kilos en pocos días.

De hecho, existe una revisión de 12 estudios publicados en la que se indica que es posible perder una media de 10 kilos en la primera fase. Siempre y cuando se cuente con un control y una planificación adecuada, ya que la dieta Keto no se recomienda en todos los casos.

Cuándo se ven los resultados de la dieta Keto

Para conseguir resultados sorprendentes, se debe mantener por tres meses de manera ininterrumpida. Luego de ese periodo de tiempo se puede tener una alimentación equilibrada, mientras que los resultados se pueden mantener durante dos años.

¿Por qué los cuerpos cetónicos hacen que quemes más grasa?

Al reducir de manera drástica el consumo de hidratos de carbono (lo cual no llega a ser nulo, ya que los hidratos, aun en pequeña proporción, están presentes en muchos alimentos), el hígado utiliza los ácidos grasos del tejido adiposo para generar cuerpos cetónicos. Es así como la energía utilizada proviene de los cuerpos cetónicos, siendo estos los residuos de la grasa.

Esta además se caracteriza por ser una ruta metabólica costosa y lenta. Lo importante es que necesita grandes cantidades de grasa para poder obtener la misma energía que obtendría de los hidratos o los glúcidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.