Dieta ayuno intermitente

En la actualidad muchas son las dietas para bajar de peso que se han vuelto muy populares, como por ejemplo la dieta keto, la dieta atkins o la mediterránea. Pero ¿ya escuchaste sobre la dieta ayuno intermitente para bajar de peso?, esta es una manera particular de lograrlo y tiene varios métodos para llevarse a cabo de manera segura. Sin embargo, lo ideal es que siempre consultes con un nutricionista antes de comenzar cualquier dieta para perder peso a fin de que lleves a cabo la dieta más saludable y acorde con tu organismo. A continuación veamos más detalles sobre la dieta de ayuno intermitente.

¿Qué es la dieta ayuno intermitente?

El ayuno intermitente es un término que describe un periodo de tiempo en el que se alterna el ayuno y la alimentación. La dieta ayuno intermitente no es una dieta como tal, ya que no se trata de incluir una lista de alimentos a consumir y prohibir. Más bien se trata de un régimen alimenticio que puede llevarse a cabo en conjunto con una restricción calórica para así perder peso con mayor eficiencia.

¿Quiénes pueden hacer el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente puede ofrecer varios beneficios, en especial cuando se desea disminuir una inflamación y en caso de personas que sufran de enfermedades como la artritis, el alzhéimer, asma, accidente cerebrovascular y la esclerosis múltiple.

También es recomendado en pacientes con cáncer debido a que el ayuno intermitente permite disminuir la cantidad de glucosa en el organismo y se ha demostrado que las células cancerígenas se alimentan de la glucosa. Por lo que en teoría este régimen alimenticio permite debilitar el cáncer.

Dieta ayuno intermitente para adelgazar

El ayuno intermitente puede servir para adelgazar. Pero antes de comenzarla es importante preparar el cuerpo tomando en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • La desintoxicación: debe eliminar de su dieta el consumo de azúcar, pan y otras adicciones alimenticias que pueda tener.
  • Informarse: aprender qué alimentos necesita el cuerpo para funcionar, cuáles engordan, cuáles suben la glucosa, entre otros.
  • Limpieza de cándida: el hongo cándida en gran cantidad puede dificultar bajar de peso a quienes quieren adelgazar.
  • Control de la tiroides: algunas personas que tienen sobrepeso pueden tener problemas relacionados con esta glándula, que debe ser diagnosticado y tratado.

Una vez el cuerpo se encuentre regulado y tenga buenos hábitos alimenticios, tendrá más energía y también conseguirá adelgazar de forma saludable. Es importante seguir las recomendaciones mostradas, ya que de comenzar la dieta ayuno intermitente y no haber regulado su alimentación, puede tener como resultado un efecto rebote, en el cual no solo recuperará el peso perdido, sino hasta más.

Es importante que esta dieta debe realizarse con la orientación de un nutricionista. Para aquellas personas que desean bajar de peso es recomendable, especialmente si otras dietas no han funcionado.

Tipos de ayuno intermitente

Ayuno de 12 horas

Tal y como suena, una persona debe permanecer en ayuno durante 12 horas continuas. La ventaja es que eres libre de elegir que horas serán. Este de hecho es considerado un plan ideal para quienes realizan el ayuno intermitente por primera vez.

En las 12 horas está incluido el tiempo de sueño, destacando que, aunque se esté durmiendo, el cuerpo continúa consumiendo la misma cantidad de calorías que estando despierto. Un ejemplo de como realizar este ayuno puede ser cenar antes de las 7 de la noche y desayunar luego de las 7 de la mañana. De esa manera el ayuno por 12 horas se cumple y sin necesidad de caer en ansiedad.

Ayunar por 2 días a la semana

Este tipo de ayuno intermitente consiste en consumir alimentos saludables de forma regular por 5 días y luego reducir el consumo de calorías por 2 días. Durante este par de días es recomendable consumir calorías en un rango de 600 a 500 calorías.

De igual manera, es recomendable que al llevarlo a cabo se deje al menos un día de diferencia entre ayunos. Los días de ayuno no deben ser consecutivos. Un ejemplo puede ser iniciar el ayuno un día martes y retomarse el jueves o viernes de esa misma semana.

Ayuno semanal de 24 horas

Se trata de detener el consumo de alimentos por 24 horas continuas, lo cual es algo que se puede llevar a cabo una o dos veces por semana. Por supuesto, puedes elegir a partir de qué hora comenzar el ayuno y que días hacerlo, se recomienda no hacerlo de forma consecutiva y máximo dos veces por semana.

En el transcurso del día se puede continuar bebiendo agua, y de esa forma se evita una deshidratación. De igual manera, es válido tomar bebidas como té y café siempre y cuando no tengan azúcar.

Debe tener en cuenta que este ayuno puede ocasionar fatiga, irritabilidad y dolor de cabeza. Estos efectos disminuyen a medida que el cuerpo se adapta, pero estos son efectos secundarios que pueden tomar 1 mes o más.

Ayuno alterno

En este tipo de ayuno hay dos modalidades:

  • La primera es limitar por completo el consumo de alimento sólido cada dos días.
  • La segunda es reducir el consumo de calorías a 500 calorías al día cada dos días.

Sea cual sea el ayuno alterno que elijas, debe tener presente que en los días donde no corresponda ayuno, es decir, en los días que pueda comer con normalidad, puede consumir alimentos en la frecuencia que desee. Siempre y cuando se tome en cuenta alimentos saludables.

Este es considerado uno de los ayunos más extremos, por lo que no es recomendable para quienes realizaran el ayuno intermitente por primera vez.

Ayuno de 20 horas

También conocido como la dieta del guerrero, se trata de comer muy poco durante 20 horas. Por lo general, en el transcurso de este tipo se permite el consumir de pequeñas porciones de vegetales crudos o frutas. Después de las 20 horas se da un lapso de 4 horas para realizar una comida grande durante la noche. Lo recomendable es que en esas 4 horas se haga un consumo equilibrado de vegetales, proteínas, grasas saludables e incluso algunos carbohidratos.

Debe realizarse con cuidado este tipo de ayuno, ya que existen riesgos de no consumir suficientes nutrientes como fibra. Lo que puede afectar el sistema digestivo e inmunológico y de hecho está relacionado con el cáncer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.