Dieta astringente

La dieta astringente es un tipo de alimentación que se enfoca en la recuperación de los minerales y líquidos perdidos tras una enfermedad o dolencia a nivel estomacal a causa de una enfermedad como por ejemplo la gastroenteritis, la cual es una condición que causa deshidratación. Es así como la dieta astringente permite mejorar la salud en estos casos y aquí en sosemergencias te contaremos más detalles.

Dieta astringente: ¿cuándo es la mejor opción?

Como hemos dicho antes, el objetivo de una dieta astringente es recuperar los minerales y líquidos. Por lo que esta dieta se enfoca en recomponer el sistema digestivo al enlentecer los movimientos intestinales, logrando así la disminución del volumen y frecuencia de las deposiciones.

Siendo esta una dieta ideal para frenar en seco la descomposición estomacal y sus síntomas, tales como: diarrea, náuseas y vómitos, debilidad, falta de apetito. En estos casos, la dieta astringente es una excelente aliada, ya que este tipo de alimentación poco a poco introduce alimentos que nuestro sistema digestivo sea capaz de tolerar y asentar en el estómago para que pueda realizar sus funciones adecuadamente.

Fases de la dieta astringente

Primera fase: el ayuno

En este caso es sumamente sencillo de llevar a cabo, ya que luego de una descomposición estomacal por cualquier causa que genere una dolencia digestiva, es usual que alguien se siente débil y sin apetito. En esta primera fase debes tomar solo líquidos. Además de agua, también puedes tomar agua con limón o suero y de esta manera evitar una deshidratación.

Segunda fase: el inicio de la dieta astringente

Luego de 6 o 24 horas de la primera fase, ha llegado el momento de comenzar la dieta astringente para detener la diarrea y acostumbrar al organismo a trabajar adecuadamente al consumir de nuevo los alimentos, los cuales debes seleccionar sabiamente. Por lo general se empieza con un poco de arroz blanco y pescado hervido, verduras como zanahoria y patata al vapor, y carnes magras a la plancha.

Tercera fase: Inclusión de otras verduras

En una tercera fase ya el organismo debe estar mejor, por lo que se pueden incluir otras verduras en puré, por ejemplo. Aquí podemos añadir: calabacín, la calabaza y las judías, el pan blanco. Sin dejar de lado todos los alimentos que ya has incluido anteriormente.

Cuarta fase: la recuperación

Ya en esta última fase el organismo debe estar prácticamente recuperado, por lo que podrás introducir de manera progresiva los alimentos complejos hasta consumir una dieta normal. Por lo que ya podrías incluir el plátano, casi todas las verduras hervidas, carnes o pescado blanco a la plancha, yogurt natural 0% de grasa, café descafeinado de sobre, queso fresco sin grasa, etc. Ten presente que a pesar de que te sientas muy bien, debes tomarlo con calma y no consumir los alimentos prohibidos de esta dieta.

Estas son las cuatro fases de una dieta astringente, pero lo ideal no es autodiagnosticarse, ten presente que ante cualquier molestia lo ideal siempre será acudir a un médico a fin de que te confirme la causante de la molestia. De esta manera podrás contar con una solución efectiva al atacar el problema desde su raíz y verificar si esta dieta es o no una solución o un complemento a tu tratamiento.

Dieta astringente: Alimentos astringentes

Los alimentos astringentes son precisamente aquellos alimentos recomendados en el transcurso de esta dieta. Al tener una lista de aquellos alimentos permitidos, es más sencillo tener una idea de como preparar un menú en estos casos. De igual manera, más abajo te dejaremos un ejemplo de menú para dieta astringente.

  • Yogurt natural.
  • Carnes: pollo, pavo, ternera, jamón cocido.
  • Pescados blancos: merluza, lenguado.
  • Verduras: zanahorias, y patatas cocidas.
  • Hidratos de carbono: Arroz, pasta y pan blanco.
  • Frutas astringentes: Plátano, manzana.

Dieta astringente para la diarrea

En el caso de tener específicamente una diarrea, la dieta astringente puede ser de gran ayuda para aliviar los síntomas y normalizar la digestión. En este caso lo ideal es enfocarse en mantener una buena hidratación tal y como se indicó en la primera fase. Ten presente que durante una diarrea se pierden muchos minerales y vitaminas que se han descompuesto en nuestro estómago antes de que el organismo pudiera absorberlos. Para recuperar los minerales y vitaminas perdidos, la hidratación es fundamental.

Pero cuando de hidratación se trata, recuerda no solo limitarse al consumo de agua, el cual debe ser de al menos 1 litro, también puedes incluir agua con limón, suero y sopa.

La fibra en la dieta astringente

La fibra es conocida por ser un tipo de hidrato de carbono que se encuentra en los vegetales y que
nuestro organismo no es capaz de digerir. Existen dos tipos de fibras, los cuales son:

  • Fibra no soluble: se encarga de estimular los movimientos intestinales mientras aumenta el volumen de las
    heces, estimulando así el correcto funcionamiento del aparato digestivo y mejorando el estreñimiento.
  • Fibra soluble: es aquella que utilizan las bacterias de nuestro intestino para «alimentarse». Esta nos ayuda a enlentecer la digestión y, entre otras cosas, a mejorar la flora intestinal.

Alimentos prohibidos en la dieta astringente

  • Aquellos ricos en fibra no fermentable (la mayoría de los alimentos de
    origen vegetal).
  • Los alimentos de difícil digestión, como carnes fibrosas, marisco, legumbres o
    alimentos con mucha grasa.
  • Los alimentos que producen gases y la lactosa.
  • No consumir alimentos o condimentos irritantes, como café, chocolate o bebidas
    alcohólicas. Procure moderar la sal y los edulcorantes.
  • Evite rebozados, empanados, guisos y estofados.

Tenga presente siempre el uso de recetas sencillas, elaborando los alimentos, preferentemente a la plancha, cocidos o al vapor.

Ejemplo de menú en una dieta astringente

  • Desayuno: té o infusión, tostada de pan blanco con un poco de jamón cocido y queso freso y una manzana.
  • Media mañana: plátano.
  • Almuerzo: plato de arroz blanco, pechuga de pollo y patata cocida con zanahorias y una rebanada de pan blanco.
  • Merienda: un yogurt natural y unas lonchas de jamón cocido.
  • Cena: pescado blanco hervido Con puré de patata y zanahorias, un par de manzanas y una infusión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.