Cristina Prieto responsable de voluntariado de EsF

Se puede entender la economía como la ciencia que estudia la gestión de los bienes y recursos escasos, premisa que resulta bastante acertada en los tiempos que corren… Pero, tranquilos, no queremos sentar cátedra. Sólo nos interesa resaltar la importancia de variables como la inflación, el PIB o el gasto público, para señalar que organizaciones como Economistas sin Fronteras, una ONG que tiene como característica principal la naturaleza económica de sus proyectos, trabaja a diario para conseguir “una economía más justa y solidaria”.

Economistas sin Fronteras es una ONG relativamente pequeña, constituida en 1997 por iniciativa de un grupo de catedráticos, profesores y alumnos de la UNED preocupados por la pobreza y desigualdad social, que consideraron que podrían ayudar con proyectos que logren un mundo más justo, además de fomentar la inserción social.

Dos años después, se creó la Fundación Economistas sin Fronteras con el objetivo de realizar actividades de cooperación al desarrollo de zonas y sectores de la población, especialmente vulnerables, tanto en España como en los países en vías de desarrollo.

Economistas sin Fronteras se rige a través de un patronato integrado por una Junta Directiva y en la actualidad tiene nueve trabajadores, ocho de ellos en Madrid y uno en Toledo. Se encuentra creciendo poco a poco en distintos puntos de España. Así, además de su sede central en Madrid, cuentan ya con delegaciones en Bilbao, Castellón, Castilla-La Mancha y recientemente han abierto nuevas oficinas en Cantabria. Conviene destacar que todo el personal que trabaja en estas delegaciones es voluntario.

Cristina Prieto, responsable de voluntariado de Economistas sin Fronteras, comenta  los objetivos de su organización:

“ Tratamos de realizar actividades de cooperación al desarrollo, tanto en España como en los llamados países del Sur, así como emprender directamente todos aquellos proyectos necesarios que ayuden a construir un mundo más justo. El eslogan de nuestra organización deja bien claras sus intenciones: Trabajamos por una economía más justa”.

Entre sus principales campañas está el intento de hacer posibles los llamados Objetivos del Milenio, que engloban desde la erradicación del hambre, hasta lograr la universalización de la educación en los niños. También es una de las instituciones que más fuerte ha apostado por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, junto a entidades como Ingenieros sin Fronteras o la Fundación Luis Vives.

El vivero de microempresas, la concesión de microcréditos o la sensibilización social son otras de las actividades que mejor están funcionando dentro de la organización. A través de ellas, proporcionan empleo a  colectivos en especial riesgo de exclusión social. Se trata de pequeñas empresas cuyas actividades están tuteladas por voluntarios y colaboradores de Economistas sin Fronteras, que además de buscar el beneficio económico, contribuyen a incrementar el bienestar social.

La mejor forma de acercarse hasta Economistas sin Fronteras es a través de  su página web o bien, acudiendo al portal hacesfalta.org, donde esta y otras ONG publicitan el perfil de voluntarios que requieren para sus campañas.