Foto de Yelamma, una de las protagonistas de la exposición

Foto: Albert Uriach/ Fundación Vicente Ferrer

Sabemos que la India es el segundo país más poblado del mundo, con 1.200 millones de habitantes, la cuarta mayor economía mundial, el séptimo país más extenso del mundo y la cuna de importantes religiones como el hinduismo o el budismo. Pero tal vez no sabemos que en la India mueren 53 niños y niñas menores de 5 años por cada 1.000 que nacen (14 veces más que en España) y que el 42% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, unos 400 millones de personas.

Hoy viajamos con nuestras imágenes de la semana a la India rural, en concreto, hasta Andhra Pradesh que, con 76 millones de habitantes, es el estado más pobre del Sur de la India, en el que el 23% de la población pertenece a las castas más bajas y desfavorecidas. Allí está presente la Fundación Vicente Ferrer para erradicar la pobreza extrema y empoderar a las personas de las comunidades más desfavorecidas.

Con el objetivo de acercarnos esa realidad y de mostrar la India rural a través  de la mujer y su vida cotidiana, esta ONG ha puesto en marcha una campaña de sensibilización a través de la exposición ‘Mujeres: la fuerza del cambio en India‘. Se trata de un reportaje fotográfico que recorrerá 22 ciudades españolas.

Además, se desarrollarán actividades paralelas a la exposición para involucrar a los ciudadanos y avivar el debate sobre cuestiones de género, convivencia, derechos humanos y empoderamiento.

Hemavathi, Yellamma, Kanthamma, Nagamma, Vani, Durgamma y Likita son las protagonistas de este cambio y nos cuentan sus historias, testimonios de superación que nos hacen reflexionar sobre el papel de las mujeres en un contexto social que las discrimina.

Kanthamma está casada con su primo y tiene tres hijas y un hijo. Su marido está enfermo y ella es el único sustento de la familia. Trabaja en el campo cultivando arroz, cacahuetes y árboles frutales. La Fundación Vicente Ferrer la ha ayudado a adquirir una vaca, que le ha proporcionado una fuente de alimentación y de ingresos. Con esta ayuda, Kanthamma vende la leche de la vaca a la comunidad y aprovecha los excrementos del animal para producir biogás o adobo para los campos de cultivo, que también vende.

Por su parte, la madre de Hemavathi se quedó viuda muy joven y, sin apoyo de su familia, sacó adelante a sus tres hijos y sus dos hijas con muchas dificultades. Hemavathi tuvo que trabajar picando piedra desde muy pequeña y se casó cuando todavía era una niña. Ha conseguido que sus tres hijos y sus dos hijas vayan a la escuela y tengan las oportunidades que ella no tuvo. Hoy, Hemavathi y su familia están construyendo su casa con la ayuda del vecindario y dos personas del equipo de la Fundación.

A los tres años de casarse, su marido la devolvió a su familia porque Yellamma no podía trabajar debido a su discapacidad, ya que tiene movilidad reducida. Esta mujer vive con su madre y cuida de ella. Yellamma quedó recluida en casa por culpa del estigma social, pero hoy trabaja en casa elaborando productos de yute para los talleres artesanales de la Fundación Vicente Ferrer.

Así, estas mujeres, junto con Vani, Durgamma y Likita, son las protagonistas de historias de superación que hoy os acercamos en la galería que os hemos preparado.